Francisco Javier Rodríguez Barranco – Tiempo de primaveras perdidas en Hedi

Hedi

        Resultaría casi un tópico diletante afirmar que son muy pocas las películas tunecinas que se distribuyen en España. En los festivales sí es más probable, de manera muy señalada en el de Cine Africano de Tarifa (FCAT), cuya edición de 2009 incluyó Khamsa (2008), de Karim Dridi, y La canción de las novias (2008), de Karim Albou, que fue además la que consiguió el premio a la Mejor película en esa edición del FCAT.

            Ambos filmes bajo el formato de co-producción (el nombre de Francia suele aparecer en la lista de países colaboradores), como también lo es Hedi (2016), de Mohamed Ben Attia, que es el que nos ocupa en esta reseña, pero todos ellos, productos netamente tunecinos en cuanto a los temas y el tono narrativo.

            Dentro de esos temas tunecinos, no me parece detalle menor la posición de este país como una especie de piedra angular en el centro del Mediterráneo sur, situado entre dos tradicionalmente consideradas potencias regionales, como Argelia y Libia, cada una con sus propias tensiones políticas y religiosas. Quizá por esa posición privilegiada en el mismo corazón del puzle del Magreb la Primavera Árabe se inició en la ciudad de Túnez, el 17 de diciembre de 2010, cuando el joven Bouazizi se quemó a lo bonzo como protesta contra el régimen dictatorial de Ben Alí y luego se extendió a otros países de la zona, como Egipto o Libia, y otros algo más distantes, pero pertenecientes a la misma cultura, como Siria, que es un conflicto del que estamos celebrando ya el tristísimo sexto aniversario, sin que aquello tenga visos de acabar.

Hedi

Majd Mastoura

            Pues bien, el largometraje de Ben Attia, galardonado con el premio a la Mejor Opera Prima en la última Berlinale, nos sitúa cinco años después del inicio de todo aquello y nos ofrece un Túnez con claros signos de subdesarrollo en las infraestructuras cotidianas: desde luego que el miedo de los inversores extranjeros por la inestabilidad de la zona no ha ayudado demasiado a mejorar la situación. Un Túnez donde, como buena piedra angular, conviven dos tensiones antitéticas: la tradición islámica, sobre todo en lo referente a la boda entre Hedi, interpretado por Majd Mastoura, y Khedija, interpretada por Omnia Ben Ghali, y la supuesta modernidad occidental representada por la calidad de las infraestructuras reservadas para turistas y la tribulaciones propias de la sociedad de consumo, materializada en la venta de automóviles, que es a lo que se dedica Hedi, quien en una de sus prospecciones comerciales conoce a Rym, interpretada por Rym Ben Messaoud,  en un hotel de Mahdi.

            HediEl filme se articula sobre una sucesión de primeros planos de Mastoura, que soporta muy bien la presión de la cámara, lo que le valió el Premio al Mejor actor también en la última Berlinale. Y es que, digámoslo claramente: Majd Mastoura es capaz de dar a la imagen lo que la imagen le pide, es decir, inestabilidad, insatisfacción, agobio, lo que hace innecesarios los diálogos en numerosas ocasiones.

           Pero de manera muy principal es importante comprender cómo los personajes de Hedi, Khedija y Rym tienen un valor simbólico, cuya clave nos la ofrece un comentario de Hedi in media res, pues para él, después de tres días de manifestaciones al inicio de la primavera árabe, los compañeros volvieron al trabajo con otra actitud: más ligeros, más limpios, más amables. Lamentablemente, aquello no fue más que un paréntesis.

Hedi

Rym Ben Messaoud

          De modo que, Hedi se debate entre su vocación de dibujante de cómic postmoderno y su arraigo en las formas tradicionales de vida. Aunque no es ése su principal desasosiego, sino la atracción que siente por Rym, cuando apenas quedan dos días para su boda con Khedija, circunstancia que me permite mantener el siguiente juego de identidades implícitas:

—Khedija es la tradición cultural musulmana. No utiliza velo, ni pañuelo en la cabeza, ciertamente, pero la sumisión a las costumbres tunecinas es bien clara cuando apenas tiene voz en las grandes decisiones ni permite un simple beso a su novio antes de la boda. Ella da vida a la mujer islámica, con alaridos linguales inclusive, atenuada por una cierta relajación de las normas más severas.

Hedi—Rym es todo lo contrario. Rym es modernidad y desparpajo. De hecho, en un primer momento, comoquiera que aparece en escena dentro de un cuadro de son cubano, bailando con medio muslo al aire y de ahí hacia abajo el resto de la pierna, el espectador piensa que es caribeña. Su estilo de vida nada tiene que ver con lo que es habitual en el Islam, sino que se baña casi en cueros, es independiente, trabaja de animadora en un hotel y actúa como cualquier mujer actuaría en una sociedad occidental. No tiene, pues, reparo alguno en hacerse amante del hombre a quien ama, es decir, Hedi, y así lo reconoce abiertamente. No me resisto a indicar que el primer encuentro entre ambos se produce en el mar Mediterráneo, a quien se reconoce una vez más su cualidad de mar de culturas.

Hedi—En medio, fiel a su naturaleza de piedra angular, se sitúa el personaje recién mencionado, en quien hemos de ver una plasmación del propio Túnez, pues la indecisión entre el compromiso con su novia oficial y la felicidad con su amante no es otra que una parábola del país atenazado por la tradición, irresoluto ante la revolución o, al menos, renovación: «Yo no soy un revolucionario», confiesa Hedi a Rym; pero sí participa en las manifestaciones contra el régimen.

            Sabido es el concepto de intrahistoria que acuñó Unamuno como el reflejo de los grandes hechos históricos en las vidas de las personas normales que los padecieron, pero Hedi, la película quiero decir, no es realmente así, sino que se parece más a un viejo precepto genético: la ontogenia repite la filogenia. Con otras palabras, la historia del individuo es un calco de la historia de la especie o, como mínimo, hacia ella tiende.

         HediPor ello, no me parecen escogidos al azar las dos lugares en que se sitúa cada mujer: Khedija en Kairuán, que es la ciudad donde se halla una de las mayores mezquitas de todo el Islam, y Rym en Mhadi, que alberga numerosos resorts donde pasan sus vacaciones los turistas europeos: quizá no sea ésta la imagen más gloriosa de la modernidad, pero sí una cuña de progreso social. Recordemos, sin ir más lejos, que el régimen franquista empezó a resquebrajarse seriamente cuando los turistas llegaron en masa a nuestra ribera del Mediterráneo.

         La lectura que cabe extraer de esta película es bien obvia: la normalización de las sociedades musulmanas vendrá encabezada por la mujer.

         ¿Que cómo acaba? ¿Que a cuál de las dos jóvenes termina Hedi uniéndose? Ah, pillines, que vosotros lo que queréis es saber cómo acaba la peli y a cuál de las dos jóvenes termina Hedi uniéndose, pero para conocer la respuesta será necesario que veáis la cinta. Lógico, ¿o no? Una pistilla para que no penséis que soy malo: con un primer plano de Mastoura comienza todo y con otro primer plano del mismo actor termina. Ea, ya podéis sacar las entradas para comprobar si vuestras cábalas son exactas. No seré yo, por supuesto, quien os prive del goce de asistir a la proyección de esta magnífica pieza de cine mediterráneo.

          Mientras tanto y para dulcificar la duda, aquí os dejo “Una noche en Tunicia”, por Miles Davis y Chalie Parker. Of course.