Fotos: Tatiana Minina

Resumen: Javier Rodríguez Barranco

Película: I Hate New York

Director: Gustavo Suárez

Asistentes a la rueda de prensa, además del director: Fernando Méndez-Leite por parte del FMCE, y Sole Martínez, Carlos Bayona y Fiona Vidal-Quadras, productores de I Hate New York

Sinopsis oficial: Nueva York, post 11-S: con una cámara doméstica y sin guion, el director se adentra durante 10 años en las vidas íntimas de cuatro mujeres artistas y activistas transgénero de la subcultura underground de la ciudad. Sus testimonios van desvelando poco a poco retazos de su pasado, sus vivencias y sus luchas por una identidad propia. Una serie de revelaciones llevará al espectador a convertirse de intruso a cómplice de sus destinos.

Principales personas entrevistadas en la película: Amanda Lepore, Sophia Lamar, Chloe Dzubilo y T De Long.

Juan Antonio Bayona, que forma también parte de la producción, asistió como público a la rueda de prensa.

           ISe inicia todo con unas palabras introductorias de Gustavo Sánchez en la que habla de la cultura underground como un fenómeno espontáneo en la ciudad de Nueva York. De ahí que lo que a él le interesaba era comprobar cómo la obsesión por la seguridad y, por tanto, la merma de libertad había afectado a las libertades. Pero pudo comprobar que las personas de la película siguen ahí.

                Se le pregunta luego si conoció a los hermanos Bayona en el Sonar y si podía haber buscado la producción de los hermanos Almodóvar. Sin embargo, desvela Sánchez  que se trataba de una idea muy personal y que al principio estaba sólo él, que no se había marcado tiempos ni sentía ningún tipo de presión. Se sentía tan libre como las personas que muestra en su película.

                No había, pues, pretensiones iniciales y las cuatro historias que vertebran este documental emergieron por sí mismas por su propia fuerza.

                Carlos Bayona aclara que conoció a Gustavo cuando le invitó como jurado de uno de los festivales de cine que organizan. Ambos hermanos se sintieron entonces interesados por el proyecto. Digamos que la escena de Barcelona es lo que les ha unido.

                Interesó también a los periodistas ahí presentes el título con esa declaración de odio, que luego no es tal, a lo que Gustavo respondió que ese nombre constituye un posicionamiento total. Nueva York es una ciudad con muchos mundos posibles, pero el lado del underground no se ha tratado mucho hasta ahora.

          En cuanto a fecha de estreno y distribución, todavía se desconoce.

                Referente a las historias que quería contar, el director nos aclara que no tenía nada decidido en un principio y que quería que fuera la vida quien le llevara. En su opinión, en nuestro mundo somos víctimas de la inmediatez, pero él quiso construir una película sin nostalgias. Con reflexión. Fueron las personas quienes llegaron a él y entre ellas destacaron las cuatro que finalmente compusieron el puzle.

 I

              Durante los diez años que dura la grabación de la película, muere Chloe, lo que para Gustavo fue un motor, puesto que ya tenía decididas las historias que le interesaban, pero al ocurrir ese fallecimiento sintió que tenía que contar su vida. Hubo ahí un trabajo de investigación de lo que había sido la vida de esta chica antes de que él la conociera.

   I             Un documental previo que le influyó bastante fue Tarnation (2004), de Jonathan Caouette, puesto que se trata de un retrato crudo rodado con muy pocos recursos.

                Si regresamos a las historias de las personas que le interesaron, eso fue así por gozar todas ellas de una personalidad muy intensa. Se trata de supervivientes, gente que ha luchado contra todos los elementos. La meta que perseguía Gustavo era la valentía de esas personas. Por ello, fuera del montaje final quedaron aquellas escenas en las que había una cierta teatralización.

                No gozaba de conocimientos previos sobre el tema de las personas transexuales, sino que fue un aprendizaje continuo para él. Muy inspirador todo. Mujeres valientes que le transmitieron su lucha. Grandes activistas.

   I             De John Cameron Mitchell, productor de Tarnation, considera que ha sido una pieza más en la gestación de I Hate New York, muy útil y muy inspirador, pero el retrato que él nos hace es un poco convencional, mientras que Gustavo quería centrarse en gente desconocida. Luchadoras mínimas.

                Por fin, en cuanto a cómo se ha sentido rodando directamente en los ambientes underground, reconoció que es imposible de resumir. Muchos sentimientos. Digamos que las personas de su documental han verbalizado lo que él ha sentido.

                Una vez concluida la rueda de prensa se entregó a Juan Antonio Bayona el Premio Retrospectiva – Málaga hoy.

I

III

I