Francisco Javier Rodríguez Barranco – La doble vida en Personal Shopper

            Cuando me propuse llevar adelante estas reseñas, quise escribir sólo sobre lo que me gustara, porque de lo que no valoro positivamente parece que no tiene como mucho sentido el esfuerzo. Pero tampoco hay que ser perfeccionistas, caramba, y por eso me permito opinar de Personal Shopper (2016), de Olivier Assayas, un veterano cineasta que quizá no ha dado aún lo mejor de sí mismo.

            Galardonada en el último Festival de Cannes con el premio a la Mejor puesta en escena, hemos de reconocer que esta película decorativa sí es, aunque sólo sea por ese mundo de exquisiteces que despliega delante del espectador: que si diseños exclusivos Cartier, que si vestidos con valor de cuatro cifras en Milán, etc.

            shopperPero también goza Personal Shopper de cualidades artísticas propias, de las que me gustaría destacar su decidida apuesta por la dualidad, sin llegar a la profundidad de Paterson (2016), de Jim Jarmusch, por supuesto, según puede enumerarse a continuación:

  • Doble vida profesional tiene la personal shopper, interpretada por Kristen Stewart, en el papel de Maureen, puesto que las compras que realiza no son para ella, sino para Kyra, una celebrity demasiado ocupada para atender en primera persona sus propias necesidades estilísticas.
  • Dos son las lenguas básicas en la película: inglés y francés, pues Maureen es estadounidense, pero Kyra y, por lo tanto, su asistenta de vestuario, viven en París.

shopper

  • Nos hallamos también ante una dinámica de gemelos: uno masculino, Lewis, muerto por una enfermedad del corazón, y otro femenino, Maurenn.
  • De Kyra se comenta que está casada, pero a quien vemos en escena es a su amante oficial.
  • Maureen vive en París, una ciudad occidental, en definitiva, mientras que su novio lo hace en el Sultanato de Omán, donde implanta aplicaciones informáticas.

shopper

  • Maureen se desenvuelve entre la ilusión del lujo que conoce gracias a las compras que realiza para Kyra y su realidad social, que es la que corresponde a un empleado que recibe lo justo para vivir.
  • Pero muy dual, sobre todo, son los dos ejes de Personal Shopper: el espiritual, de espiritismo, es decir, el mundo de los médiums, al que pertenece Maureen y perteneció su hermano Lewis, y el carnal desarrollado por Kyra y su amante oficial.

         shopperCreo, sinceramente, que eso es lo más destacable de este filme y no me parece logro menguado, pero a partir de ahí sólo le veo pegas, empezando por la más principal, que son esos dos mundos recién mencionado: el carnal y el espiritual; dado que el único nexo entre ambos es la figura central de Maureen en ambos (sí, en la historia entre el amante oficial de Kyra y Kyra también, pero no quiero desbrozar la trama), pero muy bien podían haber sido el sustrato argumental de dos filmes diferentes, pues ni la parte carnal tiene influencia alguna en la espiritual, ni viceversa, siendo así que ninguna de ellas se resuelve con solvencia.

      Se van entrelazando las escenas de una y otra trama, pero muy bien, en vez de dos, podían haberse desplegado dieciocho tramas, si total ninguna influye sobre la otra.

       Y además es que quedan demasiados cabos sueltos. Es como si Personal Shopper se le desmigara a uno entre los dedos sin llegar a atraparla totalmente.

     shopperDesde luego, quien soporta toda la acción es Kristen Stewart en su papel de Maureen y todos los demás personajes son como satélites alrededor de ella, pero Kristen muestra un único registro en todo el largometraje sin que haya fluctuaciones ni altibajos: la misma actitud de trágico desprecio que observamos en la primera escena se mantiene hasta el final. He de reconocer que sí, que ese punto dramático lo da muy bien, pero uno se queda como con ganas de algún giro en sus registros.

     Es una actriz muy joven. Es indudable que tiene madera para la interpretación y no dudo de que en el futuro podamos disfrutar de otros papeles menos planos interpretados por ella.

     Y hasta aquí da esta reseña de una película buena y floja simultáneamente. ¿Buena y floja simultáneamente? Caramba, parece que todavía nos quedaba otra posibilidad dual por apuntar.