Francisco Javier Rodríguez Barranco – La alegoría de la caverna en El origen del cielo

         cavernaUno se crió pensando que lo de Platón y la caverna era un mito, pero los helenistas prefieren hablar de alegoría, que probablemente es el nombre correcto. Pues bien, situada la cuestión en sus justos términos, la alegoría de la caverna de Platón se plantea y analiza en el Libro Séptimo de La República, o el Estado. Muy sucintamente, consiste en unos seres humanos que viven en una caverna subterránea que tiene una abertura por la que penetra luz. En esta caverna viven unos seres humanos, con las piernas y los cuellos sujetos por cadenas desde la infancia, de manera que ven el muro del fondo de la gruta y nunca han visto la luz del sol. Por encima de ellos y a sus espaldas, o sea, entre los prisioneros y la boca de la caverna, hay una hoguera, y entre los cautivos y el fuego cruza un camino algo elevado y hay un muro bajo, que hace de pantalla.

         Por el camino elevado pasan hombres llevando estatuas, representaciones de animales y otros objetos, de tal forma que estas cosas que llevan aparecen por encima del borde de la pared o pantalla. Los prisioneros, de cara al fondo de la cueva, no pueden verse entre sí ni tampoco pueden ver los objetos que a sus espaldas son transportados: sólo ven las sombras de ellos mismos y las de esos objetos, sombras que aparecen reflejadas en la pared a la que miran.

        cavernaÚnicamente ven sombras y lo que Platón, por boca de Sócrates, se pregunta es qué sucedería a uno de estos hombres si lograra soltarse de sus cadenas y acceder directamente a la luz del sol:

         “Que se desligue a uno de estos cautivos, que se le fuerce de repente a levantarse, a volver la cabeza, a marchar y mirar del lado de la luz; hará todas estas cosas con un trabajo increíble; la luz le ofenderá los ojos, y el alucinamiento que habrá de causarle le impedirá distinguir los objetos, cuyas sombras veía antes. ¿Qué crees que respondería, si se le dijese que hasta entonces sólo había visto fantasmas, y que ahora tenía delante de su vista objetos más reales y más aproximados a la verdad? Si enseguida se le muestran las cosas a medida que se vayan presentando, y a fuerza de preguntas se le obliga a decir lo que son, ¿no se le pondrá en el mayor conflicto, y no estará él mismo persuadido de que lo que veía antes era más real que lo que ahora se le muestra?” (Platón, La República o el Estado, Madrid, EDAF, 2001, p. 274).

            Ese hombre, finalmente, alcanzaría la grandeza y la verdad del sol: “Necesitaría indudablemente algún tiempo para acostumbrarse a ello. Lo que distinguiría más fácilmente sería, primero las sombras; después, las imágenes de los hombres y demás objetos pintados sobre la superficie de las aguas; y, por último, los objetos mismos. Luego dirigiría sus miradas al cielo, al cual podría mirar más fácilmente durante la noche a la luz de la luna y de las estrellas que en pleno día a la luz del sol” (Ibidem, p. 275). Nos hallamos, por lo tanto, ante una alegoría de la ascensión epistemológica platónica, que progresa de los lugares comunes en que se desenvuelve una humanidad, habitante de un mundo de sombras, hasta la contemplación directa del sol, como símbolo de la verdad y, por ello mismo, del puro bien.

          De lo que existe una magnífica metáfora cinematográfica en Alguien voló sobre el nido del cuco (1975), de Milos Forman, basada en la novela homónima de Ken Kesey, y ahora nos llega El origen del cielo (2015), ópera prima del director chileno David Belmar y que ha sido el filme que ha cerrado la Sección Territorio Latinoamericano en la 19ª edición del Festival de cine de Málaga, donde se plasma la vida en un aserradero de la Araucaria, donde las personas arrastran los pies sin ilusiones un día detrás de otro.

          cavernaImperan las imágenes sin palabras e incluso podríamos hablar de una sinfonía de silencios. De hecho, ésta es la primera frase que se escucha en el filme sobre un fondo de cucharas sobre platos de cerámica, cito de memoria:

—Quiero irme de aquí.

            Se trata de Miguel Sandoval, protagonista del largometraje, que escandaliza a sus progenitores con una idea revolucionaria. Otras frases en determinados momentos de la película son igualmente útiles para los fines que persigo en esta crónica:

—Cuando te conocí, no eras más que pura sombra —dice la madre de Miguel a Luis, el padre.

—Si te vas, no vuelvas —dice Luis a Miguel.

—No sé cuál mi lugar en la Tierra —lamenta una prostituta que comparte cama con Miguel.

 —Yo no quería que se fuera —confiesa Luis a Rodríguez, un compañero de aserradero, referido a Miguel.

            cavernaDe manera que, Miguel es el preso que abandona la caverna de una existencia sin horizontes para buscar fortuna en la gran ciudad haciendo un curso de agente privado de seguridad: ése es el sol al que aspira. Ahora bien, ¿qué es lo que halla una vez liberado de sus cadenas vitales? Pues, en muy pocas palabras, una sociedad de la que se siente excluido por cuestiones sociales: su mundo en la sierra es otro; pero sobre todo personales: sus patológicos problemas de comunicación.

          Y ésa es la revisión subversiva que Bernal realiza de la alegoría de Platón en El origen del cielo, pues si el ateniense redactó todo un corpus filosófico como una vindicación de Sócrates —no es necesario insistir en que el hombre que escapa de las sombras de la ignorancia es quien fue obligado a tomar la cicuta—, lo que el director chileno nos muestra es una cueva sin salidas: presidido por un determinismo sin fisuras, su mensaje es mucho más pesimista, en absoluto utópico. Para el autor de la República, más allá de la oscuridad está la luz de la sabiduría, que además nos hace eternos en la contemplación del sumo bien. Para Bernal, lo negro se mantiene igual de negro, porque puede cambiar el lugar, pero sigue siendo igual de negro, si no más. Al fin y al cabo, ya lo decía Aristóteles: lo de Platón no son nada más que invenciones que no demuestran nada.

            cavernaPara ello, se vale Bernal de un lenguaje fílmico soportado por la elocuencia de las imágenes: ya hemos mencionado lo escaso de los diálogos en el filme. Lo más fluido que se escucha es una disertación surrealista de la hermana de Miguel sobre la translocación. Pero el poder de la escena alcanza el clímax cuando lo único que se ve en la pantalla es el círculo negro de una linterna, cuyo movimiento sugiere el caminar del personaje. A veces, incluso desaparece ese mínimo punto ambulante.

             cavernaCaverna, pues, sin sombras la que nos ofrece David Belmar, porque para que éstas se den hace falta que haya luz en algún lugar, siendo así que en El origen del cielo las oscuridades se superponen como tejidos viscosos.