Último fin de semana antes de irse a Vietnam en una escena mítica de El cazador (1978), de Michael Cimino.

Can’t take my eyes off you, so let me love you, baby