Una de los aspectos que la crítica destaca de Charlot es la gran dignidad de la pobreza. Eso es precisamente lo que ofrece esta escena de La quimera del oro.

Éste es, sin duda, uno de los momentos más inspirados de Charles Chaplin.