Francisco Javier Rodríguez Barranco

         Algoritmos de vidaNo voy a ser yo, desde luego, quien descubra a Ken Loach, un cineasta que con filmes como Agenda oculta (1990), Lloviendo piedras (1993) o Sólo un beso (2004), se ha labrado un lugar de privilegio entre los escarnecedores del capitalismo, como Oliver Stone o Michael Moore al otro lado del Atlántico, pero con mucha mayor finura, con mucho más estilo, con mucha mayor precisión; sin la visceralidad o la broma fácil que caracteriza las últimas producciones de los dos directores norteamericanos recién mencionados.

            Y el caso es que cuando Loach quiso rodar una comedia lo hizo magistralmente bien en La parte de los ángeles (2012), sin abandonar, por supuesto, su alegato de denuncia de la sociedad británica.

            De esta manera, llega a las pantallas Yo, Daniel Blake (2016), que vuelve sobre las cuestiones habituales en Ken, pero cada vez más desprovisto de artificios, sin aspavientos, con proverbial sobriedad, con inequívoca eficacia, con textura casi documental, que recuerda a Zoe (2016), de Ander Duque, un filme que formó parte de la Sección Oficial del último Festival de Málaga. Cine español.

             Algoritmos de vidaGanadora del Premio del público en el FEstival de San Sebastián de 2016, Palma de oro en Cannes el mismo año, largometraje a concurso en la Selección oficial del Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF), Yo, Daniel Blake nos sitúa ante una situación kafkiana en la que una persona, de cuyo aspecto se deduce que debe estar próximo a la edad de jubilación y que ha sufrido un ataque al corazón, no puede trabajar porque no se lo permite el médico, pero tampoco puede recibir la prestación por discapacidad, porque no se lo permite el organismo evaluador.

         En esa tesitura, para poder obtener algún ingreso, ha de optar al subsidio por desempleo, pero entonces tiene que demostrar que dedica 35 horas a la semana a buscar empleo, pero si encuentra empleo, ha de rechazarlo, porque, como recordaremos, no dispone de alta médica. Tampoco puede apelar la decisión de no concederle la incapacidad porque para ello ha de esperar una llamada telefónica que no llega nunca ni hay obligación de formalizarla dentro de un determinado plazo.

             Algoritmos de vidaTodo eso se expone en los primeros compases de la película, por lo que no desvelo nada sobre su desarrollo y desenlace. De hecho, el inicio del largometraje es un fondo negro sobre el que se escucha el cuestionario de una técnico sanitaria, tras el cual el espectador intuye que la solicitud de incapacidad va a ser rechazada porque, entre otras cosas, a cual más dispar, el enfermo, aunque ha estado a punto de morir de un infarto, es capaz de ponerse el sombrero con las dos manos. Trágicamente absurdo.

            Lo que desbarata cualquier solución racional al círculo vicioso burocrático, que seguro que no se le ocurrió ni al mismísimo Kafka, es que todo eso está trazado para mayor satisfacción de los ordenadores. Los funcionarios, los técnicos sanitarios, apenas son muñequitos con manicura que se limitan a seguir los designios de las máquinas, no porque las máquinas tengan capacidad de decisión por sí mismas (creo que la técnica no ha llegado aún a eso), sino porque alguien con ADN de ser humano ha decidido que las cosas sean así: someter la vida a modelo informático, lo que pudiera parecer muy cómodo, pero las máquinas en realizan no se adaptan a la piel de la sociedad sino que se limitan a diseñar algoritmos de vida, y mucho es.

          Algoritmos de vidaPuede parecer una insensatez, pero una máquina es una máquina y la vida es la vida, con toda una serie de ramificaciones y complejidades que jamás podrán caber en una fórmula mecanizada: las máquinas no piensan y parece que las personas nos encontramos muy cómodos imitándolas.

Y es que la vida, queridos hermanos que leéis estas líneas, no es digital, sino analógica, o anailógica en ocasiones, pero nunca digital, por mucho que una sucesión de ceros y unos parezca acercarse, porque entre dos puntos de una curva analógica hay infinitos puntos, mientras que entre dos puntos de una escalera digital hay un número altísimos de ceros y unos, pero nunca infinito. De ahí que, poner el cuidado de los más desfavorecidos de la sociedad dentro de un conjunto de operaciones objetivas y asépticas se nos antoja la mayor de las crueldades, según sucede en Yo, Daniel Blake.

          Algoritmos de vida¿Quién no ha pasado alguna noche de insomnio porque determinada página de internet no nos permitía resolver lo que queríamos resolver en ese momento y una detrás de otra aparecía un mensaje de error en color rojo angustioso en la pantalla? ¿Qué sucede entonces cuando un carpintero próximo a la edad de jubilación, que nunca ha necesitado los ordenadores, ni se ha sentido jamás atraído por ellos, tiene que rellenar su CV on-line o cumplimentar impresos oficiales de la misma manera?

             Las personas hemos pasado a ser registros dentro de unas bases de datos gigantescas y seguiremos existiendo mientras alguien no borre ese registro. Podremos respirar, pero habremos dejado de existir oficialmente. Lo hemos conseguido, ya no duele la muerte: tan sencillo como pulsar la tecla “Cancelar” en una pantalla. Todo ello dentro de un sistema que pretende mantener las apariencias de preocupación social.

           Algoritmos de vidaPorque la situación que nos plantea Loach con su última película es mucho peor que el Londres dickensiano: ahora ya no hay miseria en las calles, ahora casi se podría comer en las aceras, pero a las personas se las aparta, como si de virus troyanos se tratara. Dickens dibujó un mundo inhumano, pero ahora habitamos en unas sociedades deshumanizadas, que es mucho peor, puesto que la humanidad o la falta de humanidad son valores diferentes dentro de un mismo vector.

           Si suponemos que el vértice del vector es la inhumanidad absoluta y la punta de la flecha la generosidad total, nadie alcanza el 0% de humanidad: no es totalmente inhumano el señor Scrooge en Cuento de Navidad, de Dickens, e incluso vemos a Hitler acariciando niños en El hundimiento (2004), de Oliver Hirschbiegel, una de las críticas más feroces del nazismo, dado que enfoca las causas y no los efectos. De la misma manera que nadie es generoso al 100%, pero humanidad e inhumanidad se mueven en el mismo vector y conviven dentro de una misma persona.

          Algoritmos de vidaSin embargo, la deshumanización ocupa un plano diferente. Para la deshumanización no existen las personas. La deshumanización se mueve en regiones sin encarnadura humana. La deshumanización sí es insensible al 100%. Y puede que eso sea muy cómodo. Puede que así gocemos siempre de niveles racionales crueldad, según nos permitan los algoritmos tecnológicos. Pero todo eso conduce, sin duda, a la exclusión de los seres humanos bajo el paraguas de la indolencia: ya se ocupan las máquinas del trabajo sucio.